Foto noticia

Nuevos tiempos, nuevas reglas

Estamos en la recta final del proceso de venta de las Sociedades de Prevención vinculadas a las Mutuas de accidentes de trabajo marcado por la Ley 35/2014, más conocida por Ley de Mutuas.

Este proceso permitirá disponer de un mercado único y libre que deberá tender, de una forma unívoca, a la visión que nunca debió perder: defender y preservar, con el mejor criterio científico posible, la salud de los trabajadores.

El sector deberá reflexionar sobre aspectos muy relevantes, desde los mecanismos de entrega del servicio e incluso sobre los métodos más eficientes de representación empresarial en las patronales del sector.

La nueva conformación del sector requerirá un proceso de adaptación de las entidades integradas: nuevas culturas emergerán de la convivencia de las actuales culturas empresariales entre elementos de capital, operadores industriales, servicios privados y sociedades ligadas a Mutuas.

En definitiva, un sector que se renueva y que como tal deberá resintonizar una vez más su razón de ser para aportar al tejido empresarial la visión profesional en la gestión integral de la salud de los trabajadores.

Atrás deberán ir quedando aquellos planteamientos basados en los cumplimientos formales de la Ley para dar paso a sistemas de gestión integrada de la salud en términos preventivos.

Los mecanismos de aportación de valor de los servicios de prevención son de muy diversa naturaleza, desde aspectos de tipo tecnológico, pasando por aspectos de tipo formativo hasta su autoconformación en auténticos cluster del conocimiento que permita la transferencia del mismo con el objetivo de desarrollar sistemas y formas de trabajo saludables.

Un auténtico reto que abordamos con una gran ilusión en nuestra compañía con la llegada de nuevos compañeros de viaje en un proceso de integración que nos aporta una perspectiva complementaria a la nuestra, donde el cliente forma, cada vez más, parte de sus propias soluciones y donde el proceso de liderazgo es una herramienta muy útil cuando se trata de alcanzar metas concretas.

Este nuevo escenario entendemos que permitirá evolucionar el sentimiento de la propia sociedad de lo que significa la prevención de riesgos laborales hacia un concepto más global de salud (una de cuyas derivadas es el entorno laboral) y permitirá ayudar a los servicios de prevención a conformar una sociedad más sana, contribuyendo a desarrollar entornos de trabajo más saludables y ayudando a crear una cultura de la salud y bienestar en los distintos entornos en los que se desenvuelven el principal activo de la gran parte de las empresas: sus personas.

 

Andrés López Sanisnena

Consejero Delegado del Grupo Preving